LE DEBO UNA

Escrito por anonimopalomo 11-04-2010 en General. Comentarios (1)

Noche de sesión de jazz en la habitación. Mi amigo Amelio me mirará sonriéndome cuando lo sepa. Sabe que estas noches las necesito de vez en cuando, la única diferencia es que esta noche no es ni triste ni melancólica pero el cenicero lleno y la cerveza, que está fría aunque a medias, son algo que nunca puede cambiar.

 

Es jazz por gusto, por placer y los pantalones cortos acompañan la escena también.

¿Chile? Donde estoy pasando el año más intenso de mi vida

¿Chilenos? Políticamente correctos, estarán todos intentando copiar algunas vidas que les son ejemplares con amor cristiano.

¿Yo? Leo algo de Beckett, una recomendación que he aceptado con rapidez. No me suele pasar eso mucho con la escritura ni con la lectura.

 

Prefiero ir descubriendo yo solico…pero de vez en cuando hay que dejar que lo de fuera te lleve por donde quiere sin saber muy bien cuál es el destino de llegada ni que se pretende encontrar.

 

Estaré cambiando, supongo, como todos los instantes que, ante mí, cambian… y yo me cambio con ellos.

Como casi siempre, vamos, pero esta vez manejado desde fuera. Podrían parecer pruebas que te hacen. Podrían ser cosas que uno hace porque siente ahí que desea y goza haciéndolo.

Mi madre pensará en esa frase que tanto digo… ”¡arriesgando!”… para querer saber qué es lo que se me pasa por la cabeza…y  se me pasa lo que desde hace un tiempo se ha convertido en rutina.

Soy el hombre más feliz del mundo.

Y estoy muy agradecido por ello al mundo.

Le debo una…y a ti también.

 

Posdata: me llama mi compañero de piso a mitad del texto, que lo he dejado a mitad, de ahí también la incoherencia del texto (qué excusas más malas que me creo) para invitarme a un chupito de tequila.

GRACIAS